NUEVA WEB

Red de Mar ya tiene WEB, visitala para conocer los nuevos talleres a la vista, actividades y mucho más!!

www.reddemar.es

¿Qué es el Puerperio?

Según la RAE el puerperio se define como el Periodo que trascurre desde el parto hasta que la mujer vuelve al estado ordinario anterior a la gestación. La definición médica nos cuenta que es el periodo que comprende desde el final del parto hasta la normalización de los cambios fisiológicos producidos durante el embarazo.
¿¿Alguna vez volveremos al estado “ordinario” anterior a tener a nuestro hijo?? ¿Realmente los cambios producidos sólo son fisiológicos o algo cambia en nuestro ser, en nuestra alma, cuando somos madres? ¿El puerperio termina realmente a los famosos 40 días?
Te propongo olvidarnos del tiempo físico, acercarnos al tiempo emocional donde nos encontramos mamá-bebé, rechazar la invitación a volver a ningún estado ordinario y adentrarnos en este periodo fusión madre-hijo, cuya duración hay que descubrir y valorar de nuevo, compartir nuestros miedos, nuestras aventuras y descubrimientos.
FELIZ INMERSIÓN!

miércoles, 31 de diciembre de 2014

FELIZ 2015



Hoy es el último día del año en muchos paises y para muchas culturas.

Para mi es una oportunidad para revisar el año, un ciclo entero con sus estaciones, sus fechas señaladas y su tiempo vivido. Siento que este recordar y repasar el año me permite validar, reconocerlo aprendido y experienciado y me coloca en un lugar de más apoyo y de más raíz que si no lo hiciera. 

Así que allá va… ya son 7 años los que han pasado desde que comencé con Red de Mar, el grupo de apoyo y lo que ha ido viniendo después, los talleres, la terapia individual, las colaboraciones.

En el grupo de apoyo este 2014 hemos contado con el acompañamiento de Leticia Santafe y en Septiembre cambiamos de sala a una más amplia y espaciosa. Ha sido precioso  recoger los momentos de intimidad, de compartir, acoger abuelas, mujeres embarazadas y niños de diversas edades, hemos dado la bienvenida a nuevas madres y algunas se despidieron o volvieron a saludarnos. Recuerdo con este grupo cada martes lo importante que es la escucha y la presencia, como antídoto a los consejos y las recetas, que a veces se me asoman, agradezco a las madres y bebés que pasais por ahí el recordatorio de lo importante que es vivir en el presente, bailar con los cambios vitales, y el cuidado personal, y la invitación a desplegar a la madre interna para una misma.


Este 2014 acogimos a mujeres sabias en Red de Mar, Marga Iñiguez volvió a ofrecernos su sabiduría creativa y su espacio maravilloso de creatividad en la vida cotidiana, Bethany Webster estuvo desde EEUU durante su gira en España para hablarnos de cómo sanar la herida de la madre. Leticia Santafé ofreció un espacio grupal para acercar su trabajo somático y con el movimiento en el desarrollo infantil, Pilar de la Torre volvió a Red de Mar con la Comunicación no violenta y el grupo de práctica nos reunimos varias veces para practicar el lenguaje jirafa. En Otoño vibramos con el dibujo de la mano de Carmen Cecilia Alvarez. Un placer y un honor acogerlas y disfrutarlas


El 2014 también ha venido lleno de regalos en lo profesional, la andadura del GAP, gabinete de ayuda psicológica a los trabajadores de ambuibérica,  el espacio de formación a un claustro de profesores de un instituto de FP público con la propuesta: Laboratorio de Investigación docente, acompaña al alumno desde el interior, la facilitación en el módulo de la madre dentro de la formación de mujer cíclica de Sophia Style, Xenia Ros y Nuria Beitia y con Mónica Manso en Girona y el espacio profesional en el tercer encuentro de educadores de la Fundación Claudio Naranjo junto con mi amiga Mónica de nuevo.


Agradezco a todos y cada una de las personas que han pasado por el espacio terapéutico, las que vinieron y marcharon y las que siguen conmigo en el camino.

En el 2014 hemos seguido vibrando con Un lugar para madres, con el DATE UN RESPIRO y con los talleres de embarazo consciente, qué alegría poder seguir ofreciendo estos espacios!!



Este año conseguí la acreditación de psicólogo sanitario y terminé la formación en terapia gestalt en la Escuela Madrileña, sigo muy bien acompañada de terapeutas, amigos y personas sabias. 

Este año mi maestra Pam England cumplió 50 años, este es el banderín que envié desde Red de Mar para celebrar su cumpleaños y contribuir a esta guirnalda de más de 200 banderines de mentoras de todo el mundo, sigo en contacto con ella en una formación on line para la certificación en Birthing from Within, muy agradecida de haberlas encontrado y con ganas de 2015 de seguir profundizando con Inanna



En lo personal ha sido un buen año, sigo en el camino de cuidarme, buscando el equilibrio entre la actividad y el descanso, lo de fuera y lo interno, aprendiendo de las transiciones y del trayecto. Respetando este ritmo lento, más sencillo que parece instalado en mi vida y agradeciendo las personas preciosas que he conocido y con las que me he relacionado en este 2014. Y muy contenta de haber ampliado la familia con mi gata Lila, que es maestra y juguetona a la vez (dan fé de ello los jarrones rotos que llevo)


Por último y no menos importante mencionar a mi pareja, que después de un montón de años de formaciones (y van 8 ininterrumpidos!!!) se ha hecho cargo de la familia cuando yo no estaba y  ha sido y es mi principal valedor y un apoyo constante.

Así que sobre todo GRATITUD por lo vivido, risas y lágrimas, alegrías y tristezas, encuentros y despedidas. Ha sido un año muy importante para mi y de esta forma, bien apoyada en él me encuentro y me abro a lo nuevo que venga en este 2015.

OS DESEO LO MEJOR PARA EL 2015!!!

domingo, 16 de febrero de 2014


Poner límites es esencial para empoderarte

Texto de Bethany Webster



Aneta Ivanovas

Hay mucho que decir sobre los límites y sobre lo fundamentales que son para el sentido que tenemos de nosotras mismas. En este artículo, me concentraré mayormente en la relación entre nuestra autoestima y nuestra habilidad para poner límites saludables de forma efectiva.

Sin límites firmes, es fácil “fusionarse” o enredarse con los demás, provocando que cuidemos emocionalmente los demás, que seamos excesivamente responsables, o descuidemos nuestras propias necesidades. Cuando los límites son demasiado rígidos nos aislamos de los demás y les apartamos de nuestro lado.

Los límites saludables son “selectivamente permeables.” No son ni demasiado rígidos ni demasiado vagos (no extremadamente). Más bien, son flexibles y pueden abrirse o cerrarse si lo necesitamos, al igual que una célula sana.

Los límites están relacionados con nuestras necesidades de apego cuando éramos unas niñas. Nos plantean una pregunta: ‘¿Dónde acabo yo y dónde empiezas tu?’ Todas nosotras empezamos en esta vida como un “nosotras” cuando éramos recién nacidas y estábamos unidas con nuestras madres. Estar firmemente conectadas a nuestras madres nos ayudó a internalizar este sentido de seguridad y nos ayudó a formar nuestra propio e individual sentido de ser. Si no estuvimos conectadas firmemente a nuestras madres, seguramente hemos desarrollado un sentido de inseguridad interior y a nivel subconsciente, podemos estar buscando todavía esa seguridad en otras personas cuando ya somos adultas.

Por una parte, esto puede causarnos tener unos límites muy débiles, nos predispone a aceptar a cualquiera que vagamente nos trate con cariño y afecto, ser demasiado confiadas, o tener demasiada tolerancia con gente que nos trata mal. Los límites débiles pueden hacer que otros abusen de nosotras y puede envolvernos en una montaña rusa de sentimientos  porque nuestro sentido de  la seguridad no está aún totalmente anclado en nosotras mismas.

Tener confianza y sentirte segura en tu propia piel  

Un paso importante para desarrollar limites saludables es aprender que ninguna persona puede proporcionarte la seguridad interna que necesitas; el momento para eso es la tempana edad, momento que ya ha pasado. Sin embargo, como adultas podemos lamentar esa oportunidad perdida y desarrollar nuestra propia seguridad interna.

Conocernos a nosotras mismas como individuos es esencial para la verdadera intimidad y conexión. A medida que afinamos nuestra propia conciencia, podemos conocer más nuestras propias necesidades, deseos y preferencias. Tener el tiempo y el espacio para hacer tu trabajo interno es una forma importante de cuidarte a ti misma y reforzar tu sentido de la integridad.

Es una paradoja que cuanto más centradas y enraizadas estemos con nuestro sentido de ser, mejores compañeras y amigas seremos capaces de ser.



Elisabeth Chaplin

El antiguo paradigma: Complacer a los demás = aceptación por parte los demás

Tú eres la experta en Ti .Está bien ser tú misma, y tener diferentes necesidades y preferencias que los que están a tu alrededor. Esto puede parecer obvio pero estamos rodeadas con imágenes de mujeres deseables siendo las más complacientes y las más dispuestas a ser dominadas.

Estos mensajes permanecen en nuestro subconsciente hasta que nosotras, de forma activa, los desmantelamos. ¿Te has pillado alguna vez a ti misma teniendo un pensamiento que te sorprendió? Me ocurrió a mi cuando me topé con unos amigos que no había visto hace tiempo, y yo había ganado algún kilo. Me di cuenta de que tenía el impulso de decir algo como “No he ido al gimnasio en algún tiempo. He estado muy ocupada últimamente.” Me quedé perturbada por mi impulso de tener que disculparme y proporcionar una excusa a los demás por los cambios en mi propio cuerpo. Darme cuenta de este impulso me dio información sobre el poder de los mensajes del subconsciente y de cómo pueden aparecer  en nuestras vidas diarias aunque nosotras no estemos de acuerdo con ellos conscientemente.

A lo que dices ‘No’, determina el éxito de a lo que dices ‘Si’



Julio Romero de Torres

Nuestros límites determinan a lo que decimos si y a lo que decimos no. Aprender a decir ‘No’ es una habilidad y un arte. Antes de imponer un límite, es importante tomarse el tiempo que necesitamos para procesar las emociones, como la rabia y el miedo, que pueden estar inicialmente presentes, para que así el intercambio se produzca desde nuestra más elevada integridad. Cada vez que podemos comunicar clara y limpiamente un “No” sin amargura o negatividad, estamos demostrando un alto nivel de autoestima.

A veces amar a alguien implica afirmar vuestras diferencias, no vuestra igualdad.    

Perdemos nuestros poder cuando aceptamos la vergüenza que otros proyectan en nosotras por su propio dolor que no está procesado. Ayudamos a los demás, no aceptando su dolor como el nuestro propio, sino subrayando su habilidad para tomar nuevas decisiones. No te sientas obligada a absorber un dolor que no es el tuyo.

Límites sanos: La soberanía de una misma



Paul Gauguin

La vergüenza es una emoción tóxica inculcada en nosotras, que debilita nuestra voluntad, nos hace sentir menos seguras con nosotras mismas, menos poderosas y por lo tanto más complacientes con los deseos de los demás. Cuando ponemos límites firmes y sanos, estamos rescatándonos a nosotras mismas de la vergüenza tóxica que pudimos haber experimentado  en nuestra infancia y afirmando nuestra soberanía como individuos con el poder y el derecho de definir quiénes somos y qué permitimos o qué no permitimos dentro del espacio sagrado de nosotras mismas.

Para los demás, estar en tu vida es un privilegio… no un derecho.

Mientras continuamos entendiendo nuestro verdadero valor, estamos menos dispuestas a tolerar a las personas, circunstancias y situaciones en nuestra vida que no reflejan nuestra valía y autoestima. Nadie tiene el derecho de estar en tu mundo; ni nadie tiene la soberanía sobre tu tiempo. Si la gente quiere tener el privilegio de estar en tu vida, tendrán que ganárselo tratándote con consideración y respeto. Mientras tú te conviertes en alguien con una gran autoestima y nuevos límites, la gente que sintió tener derecho a un sitio en tu vida puede protestar u objetar, inconscientemente pidiendo inculcarte el sentido de culpa u obligación, puede que llamándote desagradecida o egoísta por mantener firmes los limites.

¿Les das tu poder a los demás y consientes sus demandas? ¿O les comunicas respetuosamente tus límites incluso frente a su desaprobación? Cómo respondes a esto es el reflejo de tu autoestima.

Sanando el síndrome de “la buena chica”




Kamil Vojnar

De niñas éramos premiadas por ser sociables, complacientes, calladas e invisibles. El mensaje encubierto es que no nos merecemos tener la propiedad de nosotras mismas. Mensajes sobre la importancia de la apariencia y del atractivo sexual también comunican que “Tu cuerpo no es tuyo. Tu cuerpo existe para dar placer a los demás.” Estos tempranos mensajes  culturales y familiares, pueden causarnos el desarrollo, en algún grado, de un falso yo. Este falso yo nos ayudó a ganarnos la aceptación de los demás pero al coste de renunciar a nuestras auténticas necesidades y deseos.

La madurez implica despojarse de este falso yo y descubrir nuestro auténtico yo-, separando nuestras verdaderas necesidades y deseos de los falsos que tuvimos que adoptar con el  fin de sobrevivir.

En el proceso de descubrir nuestras verdaderas, auténticas necesidades y deseos las cosas pueden cambiar en nuestra vida, cosa que puede ser muy desafiante, pero en última instancia traerán nuevas formas de reflejar lo que de verdad somos. La gente en nuestra vida que está acostumbrada a que seamos complacientes, sumisas y dóciles puede que se sorprendan o que se sientan incómodos cuando nosotras impongamos nuestros límites.

Una cita de Eve Ensler:

“Para ser una mujer fuerte, para ser una mujer feroz, para ser una mujer auténtica, para ser una líder, para ser verdaderamente poderosa, tienes que llegar al punto en el que puedas tolerar a la  gente a la que no les gustes. Y tienes que saber que cuando de verdad estés haciéndolo, tendrás que recurrir a tu propio imperativo moral a tu propio tronco moral  y decir ,“ no me importa, esto es en lo que creo. Esto es lo que soy.”



Brian T. Kershisnik

Tú eres tu propio tesoro. Tú te perteneces.

Tener límites saludables implica estar conectada con tu valor, estar anclada a tu propio centro de la verdad, y estar dispuesta a comunicarte con los que te rodean auténticamente. Es una habilidad que se puede aprender, practicar, y redefinir con el tiempo. Cuando estas empezando puede que de miedo pero cada vez que lo haces es más fácil y te empodera más. Con el tiempo, empezamos a atraer más y más a personas que están dispuestas a respetar nuestros nuevos y sanos límites. Esos que no están dispuestos a hacerlo saldrán de tu vida.

Cuando tenemos limites saludables, nos sentimos cada vez más seguras y apoyadas dentro de nosotras mismas y también nos convertimos en más eficientes en todo lo que hacemos.
___________________________________________________________

Preguntas para pensar sobre los límites:

-¿En qué aspectos estoy dándome a los demás/vaciándome?

-¿Que estoy tragándome que no debería?

-¿Es que aspectos fui premiada por tener límites débiles cuando era una niña?

-¿Cuales son algunas de las oportunidades que tengo ahora en mi vida para empezar a imponer límites saludables?

-¿Qué es a lo que necesito decir No, que pueda hacer que viva diciendo Si solo a las cosas que realmente deseo?

-Parte de tener límites saludables es respetar los de otros. ¿Estoy violando los límites de otros de alguna manera?

© BETHANY WEBSTER 2013

Bethany Webster es escritora, oradora internacional, y lo que se podría llamar una comadrona del corazón. Su trabajo se centra en apoyar a las mujeres a la realización de su verdadera identidad  consciente, reclamando su brillantez  y encarnando su verdad con una feroz autenticidad y amor propio.  Su más famoso y significativo taller se llama “Curando la herida de la madre”. Su mensaje es que nuestras heridas son las puertas hacia nuestra maestría. Visita su blog  en http://womboflight.com

Traducido por: Isthar Cuesta Manciles

Revisado por Arantza Manciles y Sophia Style

Bethany estará en España en febrero y marzo del 2014 dando su taller “Sanar la Herida de la Madre” en cinco lugares diferentes, para más información: http://www.reddemar.es/herida-de-la-madre/
 

lunes, 20 de enero de 2014

Trayendo a la madre Oscura



Hoy os comparto este artículo que traducimos hace tiempo Sophia, Mónica y yo, que no había colgado aún en el blog y quiero hacerlo ahora coincidiendo con la gira que va a dar Bethany por España
Espero os guste.. 
 

Trayendo a la Madre Oscura a la Luz
por Bethany Webster

Nuestro mundo aún tiene que reconocer plenamente el arquetipo de la Madre Oscura. Al sacarla a la luz de nuestra conciencia, nos liberamos para ser auténticas y mostrarnos con toda nuestra fuerza tanto en nuestras vidas como en el mundo.

El psicoanalista Carl G. Jung describió los arquetipos como energía universal inherente a la psique humana. Todos los arquetipos tienen tanto un polo positivo como un polo negativo. Si uno se expresa, el otro existe como potencial. En cuanto al arquetipo de la Madre, nuestra sociedad sólo se fija en el polo positivo – la madre angélica, la que sabe todo, la que es siempre amorosa.

No podemos tener la Madre Luminosa sin la Madre Oscura. El arquetipo de la Madre contiene ambos. 

En el mundo occidental, la Madre Oscura se vuelve tabú: por ‘oscuro’ entendemos la capacidad de las madres para frustrar, desatender  o dañar a sus hijos. Las mujeres deben negar su capacidad para la oscuridad y se espera que los niños permanezcan en silencio acerca de cualquier experiencia negativa con sus madres. La rabia contra la madre que no se puede expresar de manera abierta ni ser procesada en un espacio seguro irá bajo tierra y se proyecta sobre otras mujeres, se vuelve hacia dentro y hacia una misma, o se proyecta sobre la tierra.

"Todo lo que es rechazado de una misma, aparece en el mundo como un evento." - CG Jung

Tenemos que afrontar esta división dentro de la psique humana colectiva, que comienza con nosotras mismas como mujeres. No podemos estar plenamente empoderadas en nuestra capacidad luminosa si no hemos reconocido plenamente nuestra capacidad oscura. Es una espiral negativa, negamos nuestros sentimientos negativos, y los proyectamos en los demás de forma disfuncional, que puede crear más vergüenza. Nuestras emociones negativas son naturales y forman parte de nuestro poder. Son una parte integral de la experiencia humana. Si las negamos, nos separamos de nuestra integridad innata.

Los niños tienen como parte de su desarrollo una necesidad de idealizar a sus madres. Pero como adultos, debemos reconocer que las madres son seres humanos - con capacidad para el bien y el mal.

La sociedad ejerce una enorme presión sobre las madres, para lucir fabulosas, tomar todas las decisiones correctas, tener una carrera exitosa y todo sin quejas ni esfuerzo. Tenemos que reconocer que las mujeres son seres humanos con la posibilidad de tener toda la gama de emociones y experiencias. Al reconocer esto, habría menos presión para convertir las madres en caricaturas, reduciéndolos a papeles funcionales e idealizados, en lugar de personas reales.

"¿Cómo puedo ser sustancial si no hago sombra? Debo tener un lado oscuro también si he de ser completo "- CG Jung
Reconociendo nuestra capacidad para lo oscuro, lo sombrío  en realidad apoya a las mujeres para ser mejores madres y seres humanos más felices, ya que nos quita la presión de mentir y de no ser auténticas acerca de la realidad de nuestras experiencias. Nos libera para ser reales. Esto nos permite estar realmente disponibles para nosotras mismas y nuestros seres queridos de manera auténtica y equilibrada. Transmite el amor a uno mismo a nuestros hijos.

La idealización es una forma de menosprecio.

Mientras que superficialmente parece que la idealización beneficia a las madres e impulsa su lugar en la sociedad, idealizar a las madres realmente mantiene a las mujeres sintiéndose  culpables y sin poder. Los desafíos cotidianos, los errores y retrocesos se convierten en fuentes de una vergüenza profunda. Tenemos la expectativa de que las madres nunca deben estar enfadadas o celosas. Pedir ayuda y sentirse abrumada son vistos como un síntoma de fracaso. Como madres, tenemos que darnos a nosotras mismas lo que la sociedad no puede darnos - permiso radical a amarnos a nosotras mismas por completo – incluidos los errores

"Lo más aterrador es aceptarse uno mismo por completo." - CG Jung

Hay una recompensa por la idealización: Podemos creer que no tenemos que ser responsables de nuestras acciones. Puede llegar a ser una excusa, un escudo contra las críticas. Para ser libres, tenemos que renunciar a la compensación de la opresión.

Mientras las mujeres interiorizan la idealización y la presión social para ser perfectas, sus hijos probablemente sentirán vergüenza y culpa sobre sí mismos en algún nivel. No podemos dar a nuestros hijos lo que nosotros no tenemos dentro de nosotras mismas. Como hija, tratar de discutir los retos y emociones difíciles con tu madre puede significar asumir el riesgo de que ella vea tus sentimientos negativos como la traición o el rechazo hacia ella. Algunos niños sienten vergüenza de admitir los sentimientos negativos acerca de sus madres. Muchas madres rápidamente cortan las conversaciones con sus hijos diciendo: "Traté de hacerlo lo mejor que pude." En general, esta dinámica mantiene a las mujeres atrapadas.
El arquetipo de la madre oscura no desaparece, la energía sólo pasa a la clandestinidad y viene en formas disfuncionales. Por ejemplo, como madres, podemos decir algo dulce a nuestros hijos, sin embargo, podrían haber mensajes, oscuros por debajo, mensajes como: "Me debes una", "Pobre de mí" o "cuida de mí." Cuando empezamos a creer que somos sólo la madre de luz, y negamos nuestra capacidad para la oscuridad, nos volvemos cada vez menos auténticas. Podemos pensar que los otros son responsables de hacernos felices. Es posible que no respetemos los límites de los demás. Nuestra oscuridad reprimida y no reconocida se vuelve tóxica - para nosotras mismas y para los demás.

Reconocer el arquetipo de la madre oscura es clave para reconocer el poder de las mujeres.

El tabú de la madre oscura es un síntoma del tabú social más amplio sobre la vulnerabilidad. La sociedad dice que no es seguro reconocer nuestros verdaderos sentimientos, especialmente los negativos como la ira, la tristeza, la decepción, celos, etc.  Tenemos que admitir con nosotras mismas todo el alcance de nuestros propios sentimientos y aprender a sentirnos en sintonía tanto con nuestra creadora como con nuestra  destructora interior.

Tomar posesión de la madre oscura que vive en nosotras es un paso crítico para abrazar nuestra humanidad. Y cuanto más abracemos nuestra humanidad, más encarnaremos plenamente nuestra divinidad.
Ambas van de la mano.
Sin la presión de ser perfecta y de sentir vergüenza por nuestros errores humanos, el conflicto no se ve como el fin del mundo, es visto como una oportunidad para crecer! Una oportunidad para conocernos a nosotras mismas y a los demás mejor, más íntima, más verdadera, más respetuosamente. Aprendemos a ver y por lo tanto a amar y ser amada con mayor precisión - por lo que realmente somos - luz y oscuridad -. Cuando mantenemos el equilibrio entre los opuestos, encarnamos nuestra verdadera completud, nuestro ser más profundo y único. Los conflictos y las emociones negativas pueden ser vistos como puertas a una mayor intimidad y vitalidad. Estos frutos sólo pueden florecer en el terreno de la radical honestidad con una misma. Nuestro mundo se volverá más sano e integrado cuanto más nos permitimos a nosotras mismas ser humanas e imperfectas, para explorar nuestro interior sin vergüenza. Todo comienza en nosotras.

"El privilegio de la vida es llegar a ser lo que tú realmente eres." - CG Jung

© Bethany Webster 2013.

Artículo original en ingles: http://womboflight.com/2013/05/14/bringing-the-dark-mother-into-the-light/

Traducción al castellano: Sophia Style, Mónica Manso e Isabel Villanueva
NOTICIA: Bethany vendrá a España desde Estados Unidos en febrero del 2014 para dar su taller “Sanar la Herida de la Madre” en cinco lugares diferentes, si te interesa participar, por favor sigue este link