¿Qué es el Puerperio?

Según la RAE el puerperio se define como el Periodo que trascurre desde el parto hasta que la mujer vuelve al estado ordinario anterior a la gestación. La definición médica nos cuenta que es el periodo que comprende desde el final del parto hasta la normalización de los cambios fisiológicos producidos durante el embarazo.

¿¿Alguna vez volveremos al estado “ordinario” anterior a tener a nuestro hijo?? ¿Realmente los cambios producidos sólo son fisiológicos o algo cambia en nuestro ser, en nuestra alma, cuando somos madres? ¿El puerperio termina realmente a los famosos 40 días?

Te propongo olvidarnos del tiempo físico, acercarnos al tiempo emocional donde nos encontramos mamá-bebé, rechazar la invitación a volver a ningún estado ordinario y adentrarnos en este periodo fusión madre-hijo, cuya duración hay que descubrir y valorar de nuevo, compartir nuestros miedos, nuestras aventuras y descubrimientos.

FELIZ INMERSIÓN!

lunes, 3 de septiembre de 2018

Autocuidado y música


Este verano he necesitado alimentarme bien, descansar, nutrirme. Siempre me ha gustado la música y esta pasión no la tenía muy actualizada en mi vida. Gracias a un buen consejo terapéutico desempolvé mis partituras, mis discos de ópera y me he pasado unos meses inmersa de nuevo en la belleza de Bach, Gounod, Grieg, Puccini, Debussy, Beethoven, Mozart, por citar algunos de mis favoritos.

Encontré un puente entre psicoterapia y música en los libros de James Rhodes y me volvió a rodear la magia. Me gustó su mirada reparadora y fresca sobre la música, la música como un refugio, como un lugar precioso y especial, un jardín secreto donde poder acudir a revivificarnos y conectarnos con la armonía y lo hermoso. En sus libros también hay ración de vida cruda, que me revolvió y conmovió, nombra con todas las letras la polaridad de la belleza y la bondad sin perder esta inocencia y apertura con lo bello.
Así que en mis mañanas libres, cuando los vecinos ya estaban despiertos, abro mi piano y respiro. Disfruto del "bloque intacto" , ese espacio indiferenciado donde todo es posible antes de comenzar a tocar, esa "sensación de alegría y privilegio por estar a punto de dedicar un poco de mi tiempo a esto" Esto del bloque intacto no es mio, tiene más de 2500 años, lo encontré en el libro "El poder del Tao" de Lou Marinoff, un libro fácil de leer, un buen libro para mi verano.
He descubierto que cuanto más enraizados están mis pies en el suelo, toco mejor, o mejor dicho, las notas salen más limpias, mis dedos están más seguros y parece la obra se interpreta sola. Ese lugar me gusta, un lugar de fluidez, donde la música me atraviesa y me olvido de mi. Cuando vuelve mi mente y trato de leer la partitura me suelo atascar o noto mi duda y esto se refleja en los dedos.
Así que dibujé esta sensación de raíz tocando el piano, respirando, como una meditación en movimiento. Un buen trabajo terapéutico de soltar la mente, abrirme a la música, confiar en el cuerpo, y disfrutar. Nunca había tocado el piano así. El no tener un examen a la vista, un tribunal que juzga la interpretación me da más ligereza, me permite elegir las piezas que más me gustan y tocar sólo el tiempo que quiero, que curiosamente es todos los días varias veces.
Estoy muy agradecida de poder disfrutar la música de haber invertido tiempo estudiando piano para poder hoy hacer esto sin exigencias, me vienen recuerdos de mis maestras Maruja Ortega, Carmen Morín, la de horas y horas que he pasado en mi vida en clase, con el piano, solfeando, escuchando, con mi dedo meñique disparado al cielo y corrigiendo posición.
Redondeando las lecturas del verano, encontré Creatividad curativa, de Michael Samuels, que junto con el libro de Julia cameron y el de Pat Allen, son mi triada favorita en cuanto a libros nutricios con la creatividad y el arte. Repara las heridas con nuestro artista interno "Recuperar el artista interior es el mismo proceso natural que hace que broten los árboles cada primavera"
Y confieso mis lecturas friquis de verano, como otras veces, el maestro Stephen King y una lectura  para amantes de la NASA y marte. El marciano, una novela de Andy Weir con sentido del humor, mucha ingeniería friqui y paisajes rojizos. 
Así que este verano he podido darme citas con mi artista interior, dejarme en paz, leer, dormir y hacer vida de lagartija, tejer una chaqueta eterna, estar en la naturaleza, respetar mi ritmo interno (ahora leeeeeentooooo), y disfrutar de mis sentidos, mis piernas y mi vida con personas a las que amo y aprecio. Una buena combinación de autocuidado y reparación que necesitaba.
A ver cómo hago para conservar algo de esto en el diario con horarios y colegios.
Así que pido ayuda y el Tao acude en mi rescate
"Conoce lo personal pero cíñete a lo impersonal. Acepta el mundo tal y como es. Entonces el Tao iluminará tu interior y regresarás al Bloque intacto" Tao Te Ching. poema 28

No hay comentarios: