¿Qué es el Puerperio?

Según la RAE el puerperio se define como el Periodo que trascurre desde el parto hasta que la mujer vuelve al estado ordinario anterior a la gestación. La definición médica nos cuenta que es el periodo que comprende desde el final del parto hasta la normalización de los cambios fisiológicos producidos durante el embarazo.

¿¿Alguna vez volveremos al estado “ordinario” anterior a tener a nuestro hijo?? ¿Realmente los cambios producidos sólo son fisiológicos o algo cambia en nuestro ser, en nuestra alma, cuando somos madres? ¿El puerperio termina realmente a los famosos 40 días?

Te propongo olvidarnos del tiempo físico, acercarnos al tiempo emocional donde nos encontramos mamá-bebé, rechazar la invitación a volver a ningún estado ordinario y adentrarnos en este periodo fusión madre-hijo, cuya duración hay que descubrir y valorar de nuevo, compartir nuestros miedos, nuestras aventuras y descubrimientos.

FELIZ INMERSIÓN!

domingo, 20 de diciembre de 2009

Elige tu mejor parto

Subo este texto del Dr. Emilio Santos (que ha asistido en casa a más de una vallisoletana ;-)) porque me ha gustado mucho su sencillez y claridad... porque explica muy bien aspectos muy importantes a tener en cuenta, porque habla de cómo la mayoría de las mujeres necesitamos las preparaciones al parto por la desconexión con nuestro cuerpo...con lo instintivo...con nuestra voz sabia que nos alienta en confiar en nosotras, en nuestros cuerpos y en el bebé que va a nacer...porque hablan de Birthing from within... de su filosofía de viaje interior, iniciático a través del laberinto del parto... Y estoy ultimando los trámites para empezar el mentorado ...
Su página wb tiene colgados textos muy interesantes que os recomiendo también...
Un abrazo desde el frío vallisoletano

Isa

Elige tu mejor parto doctorsantos.com

El parto natural no es un martirio que hay que sufrir por el bien de nuestro bebé. Una mujer que elige un parto natural no lo hace para ganar ninguna medalla. Elegir un parto natural es la mejor elección por otros mejores motivos.

Haz preparación al parto
El cuerpo de toda mujer está construido para parir de forma natural. El cuerpo de toda mujer ha sido diseñado durante cientos de miles de años para parir. Una mujer que se permite confiar en su cuerpo y en sus propios ritmos es un ser poderoso. Parir de forma natural es lo mejor para madre y para bebé. Es lo más saludable. Es lo que más hace que quien lo raliza se sienta poderosa. Durante un parto natural, madre y bebé se mantienen despiertos y preparados para comunicarse mutuamente.

Pero hoy preparar un parto natural es una gran decisión. En nuestra sociedad las mujeres han hecho oídos sordos a sus instintos desde la infancia y eso les hace no ser capaces de escuchar el instinto que las permite parir con gozo, si no están adecuadamente preparadas para ello. Por ello, la mayoría de las mujeres necesitan una preparación al parto. Porque necesitan reaprender las habilidades que les permitirán parir por sí mismas. Básicamente son habilidades de escuchar a su cuerpo y confiar en en él. Son habilidades que permitirán disfrutar del parto. Son habilidades recuperadas para que el parto sea guiado por ellas mismas y por sus bebés, ... y por nadie más. Para preparación del parto, si sabes inglés, visita bradleybirth.com y lamaze.org.

Muchas mujeres buscan una atención respetuosa y un parto digno. Pero muchas mujeres no están preparadas física, emocional y psicológicamente para un parto de baja intervención ni para las posibilidades de unas complicaciones. Son mujeres que han idealizado un tipo de parto y acaban con la epidural porque no están preparadas para el proceso, a veces tan largo y tan duro, o acaban en una inducción porque no tienen contracciones. Se piensan que con leer es suficiente. Las mujeres están capacitadas para parir, pero nuestra cultura y represión social está ahí, y si las mujeres no se preparan para desaprender lo erróneo que nuestra cultura nos transmite sobre el parto, lo tienen muy difícil. Se ha de hacer una preparación porque no conocemos nuestros cuerpos y tenemos muchos miedos que luego afloran en el parto.

Entiende el parto
Ibone Olza es psiquiatra infantil, fundadora de la red de mujeres "apoyocesáreas", co-fundadora de la asociación "El parto es nuestro", y co-autora del libro "¿Nacer por cesárea?". En una ocasión dijo lo siguiente. "Yo después de todos estos años cada vez tengo más claro que el parto es un profundo viaje interior, una experiencia que roza lo místico seamos o no religiosas ... Igual que los altísimos niveles de oxitocina al final del parto hacen que muchas mujeres sientan un profundo amor o conexión hacia el universo (esto lo explica muy bien Michel Odent en el libro "La cientificación del amor") y que creo que eso cumple una función biológica fundamental: para sobrevivir la especie humana necesita el grupo, somos seres sociales por naturaleza y por eso la oxitocina tan alta en el parto nos hace querer más a los que tenemos cerca y buscar su proximidad, no digamos ya a las crías, los bebés vienen esperando no estar NUNCA solos ... Volviendo al parto, creo que conocer la fisiología es importante, pero que todavía se habla muy poco de la psicología normal del parto ... Y el parto es un viaje, una transición, una travesía que en un momento dado cada mujer debe realizar sola ... por muy acompañada y sostenida que esté, siempre hay un punto en el que eres tu y tu dolor, tu frente a tus miedos, tu frente a tus ganas de escapar, tu frente a tu dificultad para dejarte llevar, para dejar de controlar, para abandonarte y CONFIAR ... cuando ya sientes que no puedes más, cuando el dolor te ciega y te rindes y dices "me rindo", entonces pasa el dolor otra vez y llega la calma, la belleza, esa sensación que te da la oxitocina entre contracciones y hace que todo te parezca bellísimo .... si es un viaje y una travesía interior el parto, y si lo entiendes y lo vives, el aprendizaje luego te sirve para todo en la vida, para todas las crisis, las contracciones siempre vienen y van .... y siempre es difícil confiar ... y si las mujeres escucharan ese tipo de relatos, si estuviesen preparadas para saber que habrá un momento critico en el parto, un momento en el que saldrán sus miedos, sus demonios, y que piensen como los afrontarán, que tipo de ayuda querrán entonces ... si sólo con oír una voz dulce que te dice: va todo bien, sigue ... te puede valer o no ... o si alguien te recuerda: es tu bebé, déjale nacer, confía en el .... yo que sé, a cada una nos sirve una cosa ... pero si, para mi el parto es como una dura ascensión de alta montaña ... al menos el primero ... y tiene toda la lógica, porque realmente es entonces cuando dejamos de ser hijas para ser madres, es una transición inmensa ... Y por todo eso a mi el libro que más me gusta con diferencia de preparación al parto es BIRTHING FROM WITHIN, parir desde dentro que lamentablemente no está en español y que es el único que yo sepa que trata todo esto... y sobre la cesárea, pues lo mismo, yo traduje hace años un texto que me emocionó y me impactó y que tardé mucho en entender y aceptar, el de la mitología de la cesárea".

Elije a tu equipo profesional
Elige a un equipo profesional que sepa seguir tu embarazo de forma acorde con la ciencia, pero, lo que es más importante: que sepa ayudarte a que mantengas la serenidad, la calma, el estado de bienestar y la confianza en tí misma que te mereces para tí y para tu bebé.
Elige profesionales cuya forma de organizarse no les suponga estrés. A veces, el tener demasiada responsabilidad o demasiadas ocupaciones hace que un profeional que podría ser bueno, no lo sea para tí en esta gestación. Necesitas que el día de tu parto nadie tenga prisa, que el miembro del equipo que esté para ti ese día, esté de verdad sólo para ti. Elige a un equipo que sepa cuál es la mínima intervención avalada por la ciencia. Para los profesionales de hoy, formados en el miedo al parto, eso es difícil. Se suelen realizar más intervenciones de las necesarias. No hay duda de que existen situaciones en que la intervención de la tecnología evita riesgos. Pero la ciencia demuestra cuales son las intervenciones que de verdad son necesarias y cuándo lo son.
Un profesional de un equipo de atención al parto natural ha de ser una persona discreta. Ha de ser alguien que tenga capacidad para hablar poco, capacidad para pasar desapercibido. Como un vigilante jurado no se hace notar el día de una convención. Como un buen policía no se hace notar cuando todo va bien. Incluso, yo diría mas: como un terapeuta sexual no se hace notar el día de la relación sexual. Porque en un parto natural son la mujer que pare y el bebé que nace los que tienen todos los derechos a vivir la experiencia en todo su esplendor.

Elije a tu persona más íntima
Aparte del profesonal es conveniente que haya una persona para acompañarte en tu proceso emocional. El profesional estará pendiente de los parámetros técnico-científicos del curso de tu parto y eso no le permitirá estar pendiente del acompañamiento en tu planeta emocional. El día del parto en un momento dado tu mente se evadirá del mundo. Como en los sueños o como durante una experiencia sexual, es probable que estés en "otro planeta". Tu acompañante emocional en el parto es alguien que podrá estar algo en tu planeta mientras que el profesional que esté al tanto de la seguridad de tu parto estará al tanto de los parámetros científico técnicos. A veces es mejor que sean personas distintas.
Aunque un parto es cosa de mujeres, muchos hombres estarán encantados de estar en ese momento y muchos hombres pueden ser buenos acompñantes en ese momento. Pero es algo a decidir con él. Hay muchos hombres que preferirían no entrar en ese mundo y están en su derecho. No es mejor para la relación padre-hijo. Y no es mejor para la relación hombre-mujer. Un hombre puede estar en el parto o puede no estar. Teneis que hablarlo. Si tienes una amiga o familiar íntima que ya ha parido de forma natural, elígela para que te acompañe: es la persona ideal si además es alguien con quien te sientes bien a gusto. Será alguien que se meta dentro de tu mundo emocional ese día. Será alguien que sepa que la mujer que está de parto, está en ese "otro planeta". La amiga que elijas para que te acompañe el día de tu parto te estará eternamente agradecida por el disfrute que para ella representará haberte acompañado. Pero si no tienes a esa amiga íntima y a tu hombre no le ves bien ahí, puedes elegir a una doula. Una doula es la persona que sabe acompañarte el día del parto y estar dedicada a ti porque lo ha practicado mucho y porque está muy motivada para colaborar en que las mujeres tengan partos bonitos. El dinero que pagues a tu doula habrá estado bien invertido.

La mejor opción para ti
Hay muchos mitos sobre el parto natural. El parto natural no es el parto de nuestras madres, medicalizado pero sin epidural; en muchos casos era un parto con dolor, con sufrimiento. Ni si quiera es el parto de nuestras abuelas y tatarabuelas: no medicalizado pero obstruido por conceptos éticos que obligaban a estar dentro de una cama, en posturas que no las impidieran estar tapadas de arriba a abajo: también con dolor, también con sufrimiento. La experiencia de parir no es mantenerse en cama sufriendo dolor. Ese tipo de parto no es el natural y ya pasó a la historia. En realidad hace milenios que el parto dejó de ser natural.
El parto natural es una experiencia que incrementa la auto-estima y la auto-confianza. Es una experiencia que la mujer disfrutará de recordar una y otra vez, disfrutará de contar a sus amigas y familiares. Un parto natural es descubrir en una misma una potencia que una nunca sospechó que pudiera tener. Un parto natural es ver a tu niño mayor y querer rememorar otra vez más el maravilloso día en que nació. La experiencia de parir de forma natural con estas premisas es siempre una experiencia gozosa.
Pero además, tras un parto natural, la recuperación es rápida. Una mujer tiene apetito inmediatamente tras el parto. Una mujer que vive un parto natural no se siente enferma ese día ni los días que siguen. Si existiera dolor, es un dolor sin sufrimiento, es un dolor que nada mas parir se esfuma. No hay pesadas secuelas que tardan en desaparecer, como ocurre en la cirugía.

La mejor opción para tu bebé
El bebé durante un parto natural está a ratos despierto y a ratos dormido. Pero su fisiología decide cuales son cada uno de esos ratos. Cuando está despierto se está comunicando ya con su madre y esa comunicación no está entorpecida por drogas que le quitan la experiencia. Cuando está dormido está en un sueño natural recobrando la energía que necesita para nacer y para la adaptación tras nacer, y no se le despierta de su sueño para saber que estaba bien. En los partos medicalizados, cuando el bebé tiene un periodo de sueño se le despierta moviéndole o administrando glucosa a la madre como medio de conocer si realmente estaba dormido; y eso se repite cada vez que se quede dormido. Un bebé nacido de forma natural no necesita llorar al nacer porque no hay sufrimiento, sino gozo. Un bebé nacido en parto natural suele estar tranquilo, sabe respirar, sabe mamar y va a aprender que le va a gustar mamar durante años.
Prepárate para un parto natural. Lee todo lo que puedas. Investiga cada opción. Te estarás preparando para el mejor de los comienzos de una maternidad gozosa y estarás preparando a tu bebé para el mejor de los posibles comienzos de su vida.
Emilio Santos Leal

No hay comentarios: