¿Qué es el Puerperio?

Según la RAE el puerperio se define como el Periodo que trascurre desde el parto hasta que la mujer vuelve al estado ordinario anterior a la gestación. La definición médica nos cuenta que es el periodo que comprende desde el final del parto hasta la normalización de los cambios fisiológicos producidos durante el embarazo.

¿¿Alguna vez volveremos al estado “ordinario” anterior a tener a nuestro hijo?? ¿Realmente los cambios producidos sólo son fisiológicos o algo cambia en nuestro ser, en nuestra alma, cuando somos madres? ¿El puerperio termina realmente a los famosos 40 días?

Te propongo olvidarnos del tiempo físico, acercarnos al tiempo emocional donde nos encontramos mamá-bebé, rechazar la invitación a volver a ningún estado ordinario y adentrarnos en este periodo fusión madre-hijo, cuya duración hay que descubrir y valorar de nuevo, compartir nuestros miedos, nuestras aventuras y descubrimientos.

FELIZ INMERSIÓN!

domingo, 6 de julio de 2008

Un extracto del libro de Naomi Stadlen acerca de las parejas y del papel de los padres en el nacimiento del hijo.

Las madres suelen hablar de lo cerca que se sienten con sus parejas antes de que nazca su primer hijo. Les escandalizan los titulares sensacionalistas que utilizan los periodistas, como “Tener un bebé puede arruinar tu matrimonio”. Están convencidas de que su amor, que ha engendrado a sus bebés, aumentará cuando nazcan.

Cuando nace el bebé, las parejas descubren rápidamente su bajo nivel de preparación. (…).

De lo que pocos padres hablan es del cambio trascendental que se produce cuando una relación de dos personas se abre para incluir a una tercera.

Una relación de dos personas es muy diferente de una de tres. La de tres es más compleja, más hijos aumenta la complejidad, pero el cambio no es tan grande como el de dos a tres.
Los nuevos padres no sulen considerar estre cambio. Normalmente centran su atención en cuestiones prácticas, así que pueden seguir pensando como si fuesen dos personas durante meses. Un nuevo padre puede intentar mantener la antigua relación de pareja, mientars que una nueva madre puede formar una relación cerrada con su bebé que excluya a su pareja. Esta situación puede hacer que uno de los dos se sienta menospreciado por el otro con facilidad.

Un nuevo padre puede sentirse poco querido. Despues de estar trabajando durante el día vuelve a casa por la noche cansado, y sin duda alguna asocia su casa con un lugar cómodo. Mientras tanto, su pareja ha dedicado muchas horas de amor, paciencia y autocontrol a su bebé, sin ningún adulto que pueda ratificar lo bien que lo ha hecho. Puede estar impaciente consigo misma por “no haber hecho nada” en todo el día. Se alegra de ver a su pareja, pero al mismo iempo puede verlo como una crítica para ella. Vuelve del “mundo del trabajo” que antes compartían. Ha tenido un día entero para hacer “algo”. A muchas mujeres les asombra lo furiosas que se pueden sentir con sus parejas. La pareja indaga en su conciencia, pero no se puede imaginar qué ha hecho para recibir ese reconocimiento.

(…) Puede ser especialmente dificil si una pareja cree que su cansancio y su irritabilidad son definitivos en vez de una etapa de adaptación. Las madres se pueden sentir más tranquilas al intercambiar impresiones. Pueden reirse de sí mismas y recuperar su perspectiva.

Hace unos días, me encontré con un amigo que había sido padre y comentamos como no nos esperábamos la crisis y el reajuste de pareja tras el nacimiento de un hijo. Parece que tener un hijo es la guinda del pastel de la felicidad conyugal, cuando es el comienzo de una forma de vida diferente que necesita un tiempo de adaptación, estamos más cansados, tenemos menos tiempo para el ocio, para hablar, para tocarnos... Y vivimos de las rentas durante un periodo de tiempo.
Es liberador saber que la mayoría estamos ahí, que se pasa, que se recupera la vida de pareja, que no nos hemos vuelto locos ni nos hemos convertido en marcianos, sino que estamos atravesando una etapa hermosa pero exigente y a veces dificil a nivel personal.


Me ayuda hablar del tema con otras parejas y reirnos aliviados de las mismas anécdotas e historias o muy similares... y tratar de buscar raices, aprender de lo que emerje, encontrar razones para poder seguir caminando en el sendero de la vida cogidos de la mano.

Un abrazo

Isa


1 comentario:

sami dijo...

Te lo he dejado mal, el mensaje.
Te lo dejo aquí.
Te envio un meme de la felicidad;
http://www.luperca.net/2008/07/meme-sobre-la-felicidad.html
Un besico.
Marián