¿Qué es el Puerperio?

Según la RAE el puerperio se define como el Periodo que trascurre desde el parto hasta que la mujer vuelve al estado ordinario anterior a la gestación. La definición médica nos cuenta que es el periodo que comprende desde el final del parto hasta la normalización de los cambios fisiológicos producidos durante el embarazo.

¿¿Alguna vez volveremos al estado “ordinario” anterior a tener a nuestro hijo?? ¿Realmente los cambios producidos sólo son fisiológicos o algo cambia en nuestro ser, en nuestra alma, cuando somos madres? ¿El puerperio termina realmente a los famosos 40 días?

Te propongo olvidarnos del tiempo físico, acercarnos al tiempo emocional donde nos encontramos mamá-bebé, rechazar la invitación a volver a ningún estado ordinario y adentrarnos en este periodo fusión madre-hijo, cuya duración hay que descubrir y valorar de nuevo, compartir nuestros miedos, nuestras aventuras y descubrimientos.

FELIZ INMERSIÓN!

miércoles, 4 de junio de 2008

Contacto y caricias

Me he tropezado de nuevo con estas palabras de Leboyer, aqui las dejo. Me ayudan a recordar lo importante que es estar presente para mis hijas, tocarlas y acariciarlas y cuidar la calidad del contacto con ellas, mirarlas a los ojos, abrazarlas, tocarlas.
Así no se me olvida, en este mundo con poco contacto y de mala calidad, que el afecto,y el contacto es una necesidad para las personas, y especialmente importante para los niños.


También me recuerdo la ración diaria de abrazos prescrita por Virginia Satir "Necesitamos cuatro abrazos al día para sobrevivir, ocho abrazos al día para mantenimiento, y doce abrazos al día para crecer" , quizás una receta de abrazos sería más curativa y preventiva que muchas medicinas...



"El contacto es la raiz

Debemos alimentar a nuestros bebés y cuidarlos tanto externa como internamente.
Pero no basta con saciar su estómago, también debemos hablar con su piel... cuando tienen hambre y sed y cuando lloran.
No es suficiente con alimentarles con leche, también hay que nutrirles con calor y con caricias."


"A través de nuestras manos hablamos y nos comunicamos con el niño. El tacto es el lenguaje primordial...

La piel del recién nacido está dotada de una inteligencia y uan sensibildiad que no podemos siquiera imaginar.

¿Cómo debemos entonces tocar- es decir, masajear- a los recién nacidos?

Muy sencillo, recordando lo qu el niño acaba de dejar atrás y no olvidando nunca que lo conocido y lo desconocido puede resultar aterrador.
Para tranquilizar al bebé que acaba de entrar en este mundo extraño e incomprensible, es necesario-y suficiente- que las manos que le sostienen sigan hablándole con el lenguaje del útero."

Frederick Leboyer

No hay comentarios: