¿Qué es el Puerperio?

Según la RAE el puerperio se define como el Periodo que trascurre desde el parto hasta que la mujer vuelve al estado ordinario anterior a la gestación. La definición médica nos cuenta que es el periodo que comprende desde el final del parto hasta la normalización de los cambios fisiológicos producidos durante el embarazo.

¿¿Alguna vez volveremos al estado “ordinario” anterior a tener a nuestro hijo?? ¿Realmente los cambios producidos sólo son fisiológicos o algo cambia en nuestro ser, en nuestra alma, cuando somos madres? ¿El puerperio termina realmente a los famosos 40 días?

Te propongo olvidarnos del tiempo físico, acercarnos al tiempo emocional donde nos encontramos mamá-bebé, rechazar la invitación a volver a ningún estado ordinario y adentrarnos en este periodo fusión madre-hijo, cuya duración hay que descubrir y valorar de nuevo, compartir nuestros miedos, nuestras aventuras y descubrimientos.

FELIZ INMERSIÓN!

viernes, 30 de mayo de 2008

Mi aventura personal


Hola!!
Me gustaría abrir un espacio para compartir cómo fué o cómo está siendo la vivencia de la maternidad en tu día a día.
Os cuento mi aventura...

Para mi el nacimiento de mi primera hija supuso un cambio integral en mi vida, en mi ser, incluso en mi forma de moverme por el mundo. Lo primero que me sorprendió fué la intensa sensación de vínculo, de unión con el bebé, de conexión vital, como si siguienramos unidas por un cordón umbilical invisible.
Descubrí que me costaba relajarme y adaptarme a su ritmo lento e irregular, convivir con un ritmo tan distinto de la actividad frenética, los horarios, el ruido, el trabajo, y sólo sumergirme en su mirada.
Me costó despedir a la mujer que fuí, fué menos dificil dar la bienvenida a la nueva mamá, y en ese tiempo me encontré con otras mujeres que estaban como yo (sin tiempo personal, con poco espacio de pareja, con cansancio, con un cuerpo diferente...), lo sorprendente no fué encontrarlas sino que costaba hablar de lo que nos estaba pasando. Planeaba sobre nosotras la sentencia de felicidad continua después de haber tenido al bebé (salvo las que se resguardaban en la famosa depresión postparto).
También he vivido el bombardeo múltiple sobre la mejor forma de criar a mi hija, lo que debía y no debía hacer con mi cuerpo, mi vida, mi tiempo... Ese murmullo continuo que puede acallar la voz del instinto, que sale de lo más profundo y que necesita silencio para poder ser escuchada.
Y la sensación de cambio, de volverme más práctica, más gruñona, más paciente, quizás haya despertado a mi bruja interior... y quizás no sea la bruja fea y malvada que parecía a primera vista sino una brujita fuerte, vital y mágica (y gruñona ;-))
Este segundo puerperio es más marino, más tranquilo, a veces tormentoso, vivido con menos mente y más presencia. Sigo haciendo descubrimientos personales, pescando (a veces perlas, otras peces abisales, también botas...) y también encontrándome nuevas amigas, mujeres que formamos una red invisible de solidaridad, respeto y comprensión.

2 comentarios:

Virginia dijo...

¡¡ENHORABUENA POR ESTE BLOG!! te ha quedado genial, lo seguiré muy de cerca ;)
Con tu permiso, pongo el enlace en el otro blog.
muchos besos!!

Cristina dijo...

Me encanta tu blog. me gusta los articulos y todo lo que escribes. un beso.
cris.